Los otros “Ellos”

Esta semana nos referimos a ELLOS, nuestros compañeros de vida y morada. Con ellos compartimos grandes y pequeñas decisiones. Una gran decisión es comprar una casa o cambiar de coche. Una pequeña decisión pero importante, es el color del coche. Decisiones menos trascendentales se presentan día a día. En decoración, en general es difícil  -más no imposible-  coincidir.

Hoy no hablaremos ni de estilos ni colores. Hablaremos de la acción de “empapelar”. No quiere decir que tengamos que colocar nosotras o ellos el papel, esa no es la cuestión. Pensar en empapelar generalmente se nos ocurre a nosotras. Cuando le comunicamos nuestra idea de destacar alguna pared con papel pintado, la sola mención de estas dos palabras, “PAPEL – PINTADO”, puede desatar en él una negativa inmediata. Tal vez por su cabeza pasan imágenes de su juventud, en casa de sus padres, arrancando papeles de geometrías coloristas, o densos ramos de flores victorianas o antiguos damascos, férreamente incrustados en las paredes… con la consiguiente ruina total o parcial de los enlucidos y la posterior reparación de los mismos.

Si éste es el caso, sólo debemos explicarle que los papeles actuales han evolucionado y mucho. Fáciles de colocar y fáciles de retirar, sin causar ningún daño a las paredes. Superada y entendida la explicación, toca ahora la elección del papel, esa es otra historia. Las mujeres somos más detallistas a la hora de elegir un tema o una tonalidad. Ellos van más directos a lo que se les ocurre en un momento determinado y es posible que digan que quieren una tonalidad fuerte y nosotras vayamos por tonos más estudiados, porque sabemos de que color tenemos las alfombras  y como son las telas de nuestras preciosas cortinas. Tal vez ésto tenga sus orígenes en la prehistoria, cuando las mujeres eran recolectoras y ellos eran cazadores e iban a su objetivo, no pueden estar pensando mucho ya que la presa se escapa. En la recolección todo es más sosegado y con calma, habrá que pensar bien si la fruta a recoger es venenosa… son conjeturas, pero ahí puede estar la explicación.

Imagen para la entrada el papel pintado para ellosQueremos  que nuestra historia tenga un final feliz y generalmente es lo que ocurre: terminamos colocando el papel ideal, bien elegido, que termina cumpliendo el objetivo de destacar esa pared. Los comentarios serán positivos, nuestro adorable compañero terminará encantado con el resultado y la próxima estancia a empapelar contará con su colaboración y entusiasmo… fin.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s