Primera Habitación parte III: Estilos Recomendados

En la parte I prestamos atención a la disposición del mobiliario. En la parte II, la decisión de cuales paredes pintar o empapelar. Ahora haremos referencia a los estilos más apropiados para esta especial y primera habitación, asÍ como recomendaciones de papeles pintados más apropiados para cada caso.

Estilo Clásico. Los muy recurridos rosa para las niñas y celeste para los chicos. Dentro de esta categoría destaca el provenzal francés, con predominio de colores claros y elegantes, muebles discretamente envejecidos o decapados. El papel recomendado Toile de Jouy, en este caso azul y blanco. El clásico por excelencia para las niñas es el romántico con presencia de flores victorianas, filigranas, mariposas, bailarinas o hadas. En esta onda clásica encontramos el Shabby Chic Style.  muy británico.  Haremos especial mención en una próxima entrada.

Estilo Contemporáneo. Diseños actuales e innovadores en papel pintado. Las recurridas rayas suelen presentarse en forma horizontal, siempre en formato ancho y bicolores. Las líneas quebradas Chevron, de mucha actualidad. Estas dos habitaciones son muy minimalistas, con predominio de grises y blancos. En la tercera imagen una propuesta más colorista en rayas y círculos. Las rayas han sido pintadas y los círculos son stickers en azul y negro.

Estilo  Campestre. El resultado es muy cálido, apropiado para casas con cierto aire tradicional, con techos de madera. En papel destacan los cuadros tipo leñador o escoceses, predominan el verde, azul y marrón. Un buen complemento es una manta en patchwork. Es un estilo muy americano conocido también como Country.

Nórdico o Escandinavo. Si algo caracteriza a este estilo es la sencillez y naturalidad. Paredes blancas y presencia de maderas claras con vetas vistas, en el suelo y en el mobiliario. Se recomienda usar papel pintado en una sola pared, siendo los patrones de los dibujos muy organizados y repetitivos. Destaca el papel pintado de rombos siempre bicolores. Un buen complemento: una alfombra en fibras naturales en uno de los colores del papel pintado elegido.

Existen más estilos que pueden considerarse:  náutico, deportivo, naturaleza, personajespiratas, vaqueros, bomberos, bailarinas, princesas,  letras y podría seguir una larga lista. Estos estilos y temas son preciosos pero son más recomendables a futuro, cuando nuestro bebé crezca y veamos cuales sean sus preferencias.

Anuncios

Marsala es el color de 2015

Cada año por estos días, nos anuncian el color que marcará tendencia en moda y decoración. Hasta el año pasado los colores elegidos eran fáciles de visualizar: muy evidentes, el orquídea radiante del pasado año o el verde turquesa de 2013.

Este año nos lo han puesto más difícil. Los gurús de la moda cada vez son más sofisticados: nos dicen que el color del año 2015 se llama marsala.  A ver qué hacemos si no somos expertos y conocedores de vinos. Afortunadamente tenemos a Google y éste nos cuenta que Marsala es una región de Italia donde se produce un estupendo vino que lleva el mismo nombre. El vino en cuestión es dulce y su color  – que es el tema que nos ocupa – es profundo y cálido con toques de marrón y ocre.

Está claro que por másMarsala es el color de este 2015, en the wallpaper store y empapelandoonline.com te damos las claves para combinarlo que nos digan que determinado color se impone y es el color del año, no podemos cambiar el color de nuestras paredes como cambiar de pinta labios. En realidad son las industrias de la moda y la cosmética quienes pueden cambiar de color cada temporada. Nuestras casas deben mantener los elementos de color por varias temporadas. Claro está, podemos introducir accesorios que den un toque de actualidad como en cojines o un grupo de candelabros o una alfombra en el hall de la entrada.

En el caso que coincida que estamos haciendo cambios en la decoración o estrenando nueva casa y queremos introducir este novedoso color llamado marsala, tendremos en cuenta que ha de ser en una o dos paredes.  Si queremos combinarlo con papel pintado  tendremos en cuenta que el papel debe tener un estampado discreto con matices ámbar, ocre oscuro, dorado o azules.

 

Cuando menos es muchisimo

Propuestas en blanco para tres dormitorios que invitan al descanso. Obviamente contamos con varios juegos de sábanas y edredones. Si las paredes son neutras  podemos cambiar el color de los textiles a nuestro antojo.

Es por esto que cuando decidimos colocar papel pintado en alguna pared del dormitorio -preferiblemente en la pared del cabecero- optemos por tonalidades arenas, marrones perlas o grises, a menos que seamos absolutas fanáticas de un determinado tono y decidamos ajustar las sabanas cortinas y alfombras a esa tonalidad. En futuros post haremos recomendaciones al respecto, así como los colores apropiados para cada orientación de acuerdo a la entrada de luz. Es muy distinta la luz de la mañana que la del atardecer, y muy distinta una orientación al norte o al sur. El blanco siempre será un acierto para potenciar la luz disponible.

Es una opción excelente contar siempre con dos juegos de sábanas blancas, preferiblemente de algodón, almohadas confortables y un buen nórdico serán los responsables de un descanso eficiente. El dormitorio debe estar muy limpio, bien ventilado y libre de elementos eléctricos cerca de nuestra cama. Es recomendable dejar fuera ordenadores y móviles, y colocar a diario los mínimos elementos sobre la cama. Si queremos vestirla mucho podemos hacerlo en determinadas situaciones, como los fines de semana o si contamos con mucho tiempo disponible o con la suerte de tener ayuda en casa. Pero en el día a día, es más sensato contar con los elementos mínimos para vestirla. Lo verdaderamente importante es la limpieza y la textura que ha de tener la ropa de cama. Es ahí cuando menos es más y en este caso es muchísimo, por que se trata de nuestro descanso.

 

Armonia: Tono sobre Tono

En estos ambientes, las maderas se muestran lacadas en tonos semejantes al papel pintado presente en las paredes. El resultado es monocromático, sereno y armonioso.

En la imagen de la izquierda, damascos en arena y perla. El mismo tono -con ligeras variaciones en suelos y paredes-  producen un efecto amplio y luminoso.

En la imagen central, papel pintado en formas vegetales ascendentes en tonos ceniza. La puerta ventana de grandes dimensiones se  funde con el color de la pared logrando mimetizarse. Las telas de las cortinas y el sofá aportan la luz necesaria al conjunto.

En la tercera foto, las acertadas y siempre oportunas rayas verticales  a dos tonos también en arena y perla, un acierto seguro.

Estos ambientes son claros ejemplos de monocromía, recurso muy utilizado en espacios pequeños, para dar la sensación de amplitud. En las fotos mostradas los tonos son neutros. Podemos aplicar el mismo criterio de semejanza de tonos para azules, verdes, naranjas. Todo consiste en utilizar los tonos próximos al color elegido dentro del círculo cromático o rueda de colores.